Pensamientos de Padres Fundadores

MADRE RAFAELA DE LA PASIÓN VEINTEMILLA

Pensamientos

  • No me arredra el trabajo, la fuerza moral que me da el Señor es sobrenatural: el deseo de que todas sean santas, de trabajar en la salvación de las almas se enciende más y más cada día en todo mi ser.
  • Oh cuan dulce, cuán amable es amar a Dios.
  • La Instrucción del Santísimo Sacramento es una de las pruebas tan grandes de Nuestro Señor Jesucristo que me abisma, pues en cuanto puede comprender mi pobre inteligencia, profundizo en este mismo de amor.
  • En esos momentos en que el alma está tan unida al Señor, cree, ama y espera con más intensidad.
  • Las lágrimas de penitencia endulzan los momentos de la vida como nadie los puede explicar: solo el que las siente las puede comprender.
  • Oh dulce, Oh amable penitencia, ven a mí con toda la fuerza, con toda la efusión que siempre te he deseado, apodérate de mí sin separarte.
  • Quién eres? De qué vales?, para qué sirves? Lo que eres delante de Dios eso eres y nada más.
  • Nada me arredra, me siento más animada y fortalecida para seguir adelante, puesto que siento en el fondo de mi alma la voluntad impuesta del Señor.
  • El Señor que no abandona a sus creaturas permite las cosas necesarias en momentos precisos.
  • El Señor en su misericordia me da tanta fortaleza que mientras más dificultades se presentan, me siento más animada, más consolada, por el Señor.
  • Cada día siento más fortaleza, nada me desalienta., siento que el Señor está dentro de mí con toda posesión mandando como dueño.
  • El fervor depende de los actos interiores con se acompañan., si son actos de amor y viva memoria de su presencia serán muy fervorosos.
  • Vuela, vuela alma mía, no te detengan las cosas de la tierra, tu Dios te llama, te invita, te espera.
  • No haya minuto ocioso, no haya instante sin ejercicio de virtud.
  • El tiempo es breve, el que., el que pasa sin mérito se pierde para siempre.
  • No esperar que la muerte nos despoje.
  • Quisiera tener mi cuerpo despedazado para para imitar en algo al Señor, pero los dolores y falta de fuerzas me lo impiden. Esto lo ofrezco en penitencia.

 

PADFRE EUSTASIO ESTEBAN O.S.A

Pensamientos

  • Dios quiere la entrega de vuestro corazón, de vuestra voluntad, de todo vuestro ser en sus divinas manos, que os dejéis gobernar sin condiciones por su divina providencia, a la cual debéis vivir entregadas con viva fe y absoluta confianza.
  • Sean todas muy amantes de la oración, en todo tiempo y lugar, porque en ellas se ilustran y fortalecen las almas, y no dejen nunca la oración
  • Caridad cristiana y unión agustiniana de corazones, hágase tu voluntad en tiempo y eternidad por amor.
  • No olvidéis la expansión y confianza de hijas con que debéis tratar con vuestro Padre celestial en la oración, seguid el impulso del Señor, ejercitándonos en los afectos que él mismo os inspira.
  • Que cosa tan buena y tan gustosa es vivir como hermanos en dulce compañía. Porque los unos participan del bien de los otros, dándoles Dios para esto su bendición y declarándose su perpetuo protector.
  • Para la práctica de la caridad para con el prójimo, acordaos de que es como vosotras imagen de Dios y hermano en Jesucristo, quien da como hecho consigo mismo cuanto hicieses s con el menor de los redimidos.
  • Las vocaciones hay que pedirlas con instancia al Señor, procurando merecerlas con una vida santa y ejemplar de todas las hermanas en todas las cosas, especialmente en la del noviciado, para que el resplandor de la caridad fraterna entre todas las hermanas de la Congregación, sea el buen olor de Jesucristo, que atraiga a las almas y las incite a seguir al Santísimo Salvador, y ayudarle en la gran obra de la salvación de las almas, en especial de las niñas necesitadas de asilo y protección.
  • La necesidad de instruir y educar cristianamente a las niñas que la Congregación asila en sus casas exige la formación de religiosas capaces de proporcionarles ese gran beneficio.
  • Fundamento sólido del buen régimen y gobierno es la obediencia a las autoridades constituidas, principalmente las eclesiásticas.
  • La unión y concordia debe reinar no solo entre todas las hermanas que habitan en una misma casa, sino entre todos los miembros de la Congregación, cualquiera que sea la casa de su residencia, y aún entre las mismas casas, interesándose cada religiosas `por todas ellas, porque todas forman el cuerpo moral de la Congregación.
  • La caridad fraterna, sin emulaciones, ni preferencias, exige que todas las hermanas estén prontas a residir con docilidad y obediencia en una u otra casa, con uno u otro oficio o sin ninguno.
  • Aspirar a la consecución de la perfección cristiana que se compendia en la caridad y la obediencia.
  • Trataos unas a otras con caridad y respeto, sabiendo que viviendo en gracia de Dios, sois templos vivos del Espíritu Santo.
  • Ser cada día mejores y más agradecidas al Señor.
  • Que felicidad tener a Jesús por compañero de nuestra peregrinación, pero que tan poco nos aprovechamos de tan santa compañía. Comulgamos frecuentemente, hacemos a Jesús Sacramentado nuestras visitas, pero que poco le imitamos.
  • Hagamos de nuestra parte por asemejarnos a él, manso y humilde y obediente hasta la muerte y muerte de cruz.
  • Hay que atender a la verdadera vocación, sin la cual lo demás es nada.
  • Seguir trabajando en la propia santificación y en hacer la gran obra de caridad de ayudar a otras almas a que se salven y santifiquen las quieran corresponder a la gracia del Señor.
  • El Señor que no abandona sus criaturas, permite las cosas necesarias en momentos precisos.
  • Es tanta la fuerza de la naturaleza mal inclinada, no dominada a tiempo. Más no por eso hay que desanimarse, ni dejar de ayudar cuanto se pueda a las almas que tienen alguna voluntad de trabajar en su propia santificación.
  • Las tentaciones poco importan, si en ellas saben defenderse., en este caso son verdadera ganancia y con este fin las permite el Seño: Lo que saben en teoría no lo olviden en la práctica, principalmente al tiempo de la batalla que es cuando se conocen los verdaderos soldados.
  • Resistid al diablo con fortaleza en la fe y todo será ganancia del espíritu.
  • Hay que armarse de paciencia y valor para llevar la carga.
  • Tened hambre y sed de la justicia, trabajad por conseguirla y obtendréis celestial hartura: Buscad ante todo, sobre todo y en todo el reino de Dios y su justicia, cuidad de que reine el Señor completamente por su gracia en vuestras almas y todo lo demás sin pedirlo determinadamente, se os dará por añadidura en la proporción que convenga a vuestras almas.
  • La obediencia es el sacrificio principal pero también el gran descanso de la vida religiosa.
  • Que el Señor en su misericordia nos favorezca como sea de su agrado, y sobre todo que nos conceda la grande gracia que yo ambiciono para mí y para todas, la de ser verdaderos santos e imitadores fieles de nuestro Señor Jesucristo. .
  • El Señor haga de mí lo que le plazca., yo le ofrezco de buena voluntad este sacrificio y espero no perder el mérito, de los trabajos en que por su gloria y el bien de las almas desearía ocuparme.

 

Galería de Fotos

Información de contácto

 

✈  Calle La Colonia nº 263 Urb. El Manzano – Rímac

☏ 4810831

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.